Lecciones aprendidas después de un terremoto

Los desastres jamás son totalmente naturales; los riesgos inherentes a nuestro medio ambiente pueden verse amplificados o disminuidos por una serie de factores que van desde la cultura y la política, hasta la economía.

De igual modo, reconstruir de manera efectiva después de eventos como huracanes y terremotos nunca resulta en un ejercicio sencillo. Para ingenieros que trabajan atención de desastres, una sólida comprensión del contexto local, así como la capacidad de colaborar con un amplio espectro de patrocinadores, son tan importantes como la pericia técnica.

Para dos miembros del personal de Arup que viajaron a Ecuador tras el terremoto de 7,8 grados de magnitud ocurrido en abril, estas lecciones quedaron más que confirmadas. Siendo parte de un equipo de expertos en construcción sismorresistente respaldado por el gobierno del RU, Anna Pavan de nuestra oficina en Madrid y Francisco Pavia de nuestra oficina de Bogotá pasaron 10 días colaborando en los esfuerzos de socorro realizados por el ejército de Ecuador. La mayor parte de su trabajo se concentró en Pedernales, una de las ciudades más afectadas por el movimiento telúrico.

Leyenda de la imagen: Edificio dañado en Pedernales

Edificio dañado en Pedernales

Para saber más, conversé con Anna y Francisco.

*

Describan lo que vieron cuando llegaron a Ecuador.

Francisco: Una vez llegamos a Quito había una gran caravana de camiones, 20 o 30, a la cual se sumaban un convoy de la policía y un grupo voluntarios en recolección de insumos con destino a la costa. Pero esa fue la única impresión que tuve de algún daño. En Quito todo estaba normal.

Salimos hacia Pedernales como parte de una delegación con embajadores británicos, estadounidenses y canadienses. A lo largo del camino tampoco vimos demasiados daños. Sólo hasta tanto llegamos a las afueras de Pedernales, a casi cuatro horas en vehículo desde Quito, vimos gente acampando al costado del camino.

Leyenda de la imagen: Detalle del mapa del Servicio Geológico de EE. UU. que muestra el epicentro del terremoto (estrella) al norte de Pedernales

Detalle del mapa del Servicio Geológico de EE. UU. que muestra el epicentro del terremoto (estrella) al norte de Pedernales

Anna: Todo estaba bien controlado; la gente estaba organizada. Los militares recorrían carpa por carpa, distribuyendo insumos para que la gente estuviera tranquila y hubiera orden.

Francisco: El primer día pudimos recorrer el lugar y establecer contacto con los ingenieros militares. Ellos se mostraron felices de contar con nosotros ahí, pues éramos el único equipo técnico desplegado en Pedernales en ese momento.

Leyenda de la imagen: Francisco y Anna reunidos con representante del ejército

Francisco y Anna reunidos con representante del ejército

He leído que hasta el 70% de los edificios en Pedernales resultó destruido. ¿Por qué fue más afectada que otras partes del país?

Francisco: Es difícil decirlo a ciencia cierta. Había otras ciudades más cerca del epicentro, y otras áreas en torno a Pedernales habían quedado en mucha mejor situación. Es confuso.

Para comenzar, la cercanía con el océano tiene algo que ver con eso; los límites de placa están justo entre el océano y el continente.

Anna: Los lugareños atribuyeron en gran medida el colapso de los edificios al material: concreto hecho con arena de playa y agua salada. En mi opinión, Pedernales sufrió sobre todo debido a la tipología de los edificios. Es una ciudad turística muy grande, con muchos hoteles y edificios de oficinas de varios pisos.

Credit: Arup

Varios de los edificios están hechos con concreto de calidad deficiente; definitivamente falta el diseño antisísmico.

Por otro lado, las áreas en la periferia de Pedernales que Francisco mencionó – como, por ejemplo, el lugar donde alojábamos – no son áreas turísticas, son poblados de pescadores. Las edificaciones son casi todas de un piso, máximo dos, y muchas de las casas son de madera, las que respondieron particularmente bien al terremoto.

Francisco: A mi parecer, Pedernales se ha desarrollado dentro de las últimas dos o tres décadas. Sólo unos pocos edificios tienen diseños antisísmicos.

Credit: Arup

En  Latinoamérica es frecuente que la gente construya cimientos para edificar uno o dos pisos, pero posteriormente construye más pisos hacia arriba, sobre las mismas columnas. El resultado es muy peligroso.

Anna: Espero que a la gente de allí les hayamos transmitido la idea de que los edificios más sencillos pueden ser más seguros. Si no tienes ningún conocimiento sobre diseño antisísmico, y vas a construir tu propia casa, lo simple es lo mejor. Probablemente ese sea el motivo de porqué algunas de las otras ciudades no sufrieron tanto daño como Pedernales.

Credit: Arup

Su misión era evaluar el total de edificios locales en cuanto a daños después del terremoto. ¿Pueden describir lo que encontraron? ¿Qué resultó diferente de lo que esperaban?

Francisco: Muchos de los edificios que vi estaban en buenas condiciones estructurales y podían ser reparados. Mucha gente pensaría distinto al ver los muros caídos y cosas así, pero he aprendido que hay que mirar más allá de eso, en otras palabras, la estructura, que es lo que efectivamente sostiene al edificio. El problema es que en un terremoto, los elementos no estructurales diseñados de forma deficiente, como paredes interiores, pueden ser mortales.

Credit: Arup

Un buen ejemplo es el primer edificio que evaluamos en Pedernales, el edificio municipal,. Encontramos que no estaba tan mal desde el punto de vista estructural, como la gente decía, pero se generó una discusión respecto de si se demolía o no, ya que otros edificios cercanos colapsaron. Nos dimos cuenta de que las escaleras y algunas columnas habían sido evidentemente afectadas, pero al final resistieron, y el daño se limitó a muros no estructurales.

Anna: Sí, como dijo Francisco, aprendí a mirar las cosas con otros ojos. Si uno evalúa un edificio que tiene muchos daños, en realidad tiene que enfocarse en dónde se encuentra el daño realmente. La reconstrucción debería considerarlo y empezar en los edificios que estructuralmente soportaron uno de los terremotos más fuertes que la tierra ha registrado en el pasado reciente. En Pedernales encontramos que en los edificios grandes, los edificios culturalmente importantes, el daño era más bien cosmético; no afectaba las estructuras.

Francisco: Trabajamos con el ejército para ayudar a equilibrar la necesidad de demoler edificios inseguros frente a la necesidad de recuperar cosas para la comunidad.

Credit: Arup

Un ejemplo de ello fue la iglesia en la plaza principal. El daño era bastante grande – por suerte no había hadie adentro cuando ocurrió el terremoto – pero en realidad la estructura podía ser salvada. Así que tuvimos la oportunidad de explicar esto al ejército, que era nuestro principal grupo de interés.

En parte debido a esto dimos prioridad a las evaluaciones de edificios públicos, aunque también revisamos algunas casas y negocios, en especial si la gente se nos acercaba y nos pedía ayuda.

Anna: Algunas de las evaluaciones más importantes tuvieron lugar cuando un grupo de ingenieros del ejército nos acompañó al interior de los edificios. Les mostrábamos cómo se hacían las evaluaciones, y, en el día a día, empezamos a entablar relaciones, no sólo con ellos, sino también con otros grupos de interés. Así que empezamos a compartir nuestro conocimiento con todos.

Si no se tiene ningún conocimiento sobre diseño antisísmico y vas a construir tu propia casa, lo simple es lo mejor.

¿Qué tan exitosa creen que fue la misión?

Anna: En general, creo que fue exitosa. Fuimos capaces de involucrarnos con la comunidad local, ganar su confianza, y al mismo tiempo proponer una nueva metodología. Comprendimos sus necesidades y trabajamos junto a ellos. Fuimos capaces de ofrecer la muy necesaria ayuda técnica para iniciar un proceso de reconstrucción muy largo.

Francisco: Antes de llegar ahí, pensé que iba a ser difícil entablar contacto con las autoridades locales, y más difícil aún, dar asesoría técnica y ser escuchado y, de verdad, ser considerados confiables. Pero sucedió todo lo contrario. Todos estaban muy agradecidos y eran muy acogedores.

El jefe de ingeniería del ejército nos pidió acompañarlo a una reunión frente al edificio municipal. Querían explicar a las autoridades locales y a la gente que no era necesario demoler el edificio, y querían que nosotros como expertos respaldáramos la opinión para que el público lo viera.

Así que yo agregaría que la misión tuvo mucho éxito. Aunque el impacto que nosotros tuvimos obviamente es muy pequeño en el contexto de todo lo que se necesita – solo hicimos un par de docenas de evaluaciones – pronto quedó claro que nuestro objetivo principal no era la cantidad de evaluaciones, sino compartir una manera de pensar a fin de que ellos hagan el trabajo por sí mismos. Esta es probablemente la mejor oportunidad de aprender que he tenido como ingeniero.

Credit: Arup

Anna: Sí, definitivamente. No sólo compartimos nuestro conocimiento, también ganamos gran cantidad de experiencia. Es importante ver, justo frente a ti, los efectos de un mal diseño, de no considerar los aspectos sísmicos. De esa forma, vemos lo importante que es nuestro trabajo.

Nuestro objetivo principal no era la cantidad de evaluaciones sino  compartir una manera de pensar, a fin de que ellos hagan el trabajo por sí mismos.

El trabajo que Francisco y yo comenzamos ahí, continúa a diario. Seguimos en contacto con prácticamente toda la gente que conocimos ahí. No sé qué pasará a futuro, pero todavía hay mucha oportunidad para aprender y mucho que podemos hacer para ayudar.

 

¿Preguntas o comentarios para Kelsey Eichhorn, Anna Pavan o Francisco Pavia?
Envíe un correo electrónico a kelsey.eichhorn@arup.comanna.pavan@arup.com, o francisco.pavia@arup.com.

Click here to read this post in English.

Print this post
Read More Articles